Las causas de intoxicación en un restaurante pueden ser debidas a múltiples posibilidades, desde la utilización de productos en malas condiciones hasta el uso de técnicas de cocción a bajas temperaturas o con cocciones brevísimas, cuando los alimentos contienen bacterias dañinas que potencian la enfermedad. Aunque, la causa más común, por desgracia, es la falta de higiene y limpieza. Algo que damos por supuesto en un restaurante donde se manipulan alimentos para el consumo humano. El gorro de cocina, por ejemplo, no es un capricho. Es un elemento fundamental para asegurar una correcta higiene y seguridad alimentaria.
Los componentes del vestuario laboral que utilizan los operarios y el resto del personal que entre en contacto con los productos es fundamental, si queremos garantizar la seguridad alimentaria. No solo es necesaria la utilización de un vestuario laboral de seguridad por parte del personal manipulador, también deben tenerlo en cuenta los mecánicos, el personal de limpieza, el personal de los laboratorios e incluso las posibles visitas externas.
El vestuario debe estar diseñado de tal forma que su utilización evite la posible contaminación del producto. Por ejemplo, la ropa apropiada es la que no tiene bolsillos ni botones, con cierres de velcro o con corchetes. Las prendas de este sector tan especial necesitan ropa de seguridad laboral muy específica.
En el sector alimentario, los trabajadores son la clave para mantener la higiene y limpieza de los alimentos, tanto en lo que afecta a su preparación, envasado, almacenamiento, distribución y servicio. Por ello, la ropa de seguridad laboral debe proporcionarse en cantidad suficiente para que los operarios puedan cambiárselas cuando sea necesario, como mínimo una vez cada jornada laboral. Es recomendable destinar la ropa a su uso exclusivo para trabajar y también se debe guardar en taquillas separadas de la otra ropa de calle.
La ropa laboral especifica de la industria alimentaria asegura la mejor protección de los alimentos. El personal debe usar uniformes adecuados al nivel de riesgo, siempre en buen estado y limpio. Para evitar las posibles contaminaciones, se recomienda que las prendas de ropa no tengan bolsillos ni botones que podrían desprenderse. Así mismo, los operarios deben llevar un gorro de redecilla, el calzado específico y guantes y mascarilla,cuando resulte necesario.
La indumentaria básica recomendable:
Un pijama de trabajo, que no tenga bolsillos ni botones.
Cuando se trabaja con productos húmedos: un delantal.
Un gorro de redecilla.
El calzado apropiado.
Unos guantes que no sean de látex.
Cuando los productos son de alto riesgo: el uso de mascarilla.